El futuro de Internet se presenta con la incorporación de objetos.

El crecimiento de Internet se va introduciendo como el agua en todos los aspectos sociales y principalmente en los objetos que conforman la vida cotidiana de los individuos. Los filósofos de Internet, sienten que la era de la utilización de Internet para la expresión y plataforma para escuchar la voz de los usuarios está llegando a un grado de saturación en que la innovación en este terreno se hace más dificultosa y que el futuro se escuchará como el Internet de los objetos.

El mundo sigue evolucionando y las personas interesantes desde el punto de vista tecnológico están empezando a pensar en otras cosas vinculadas al mundo de Internet, y esas cosas pasan por relacionar los objetos que usamos en nuestra vida diaria con la plataforma mundial, como que se comienzan a expresar los objetos en la red. Se trata en inciar una etapa en la que se conectan objetos en lugar de conectar personas.

“Internet de los objetos” es una expresión que se va a escuchar mucho en los próximos años y la clave la indica su propio nombre. Se estima que en el año 2020 habrá 50.000 millones de objetos online, otros analistas más exagerados indican que puede llegar a un billón, aunque no hay una cifra con un grado de certeza importante, pero lo que sí es seguro que habrá un gran negocio entre las empresas que cobran por suministrar ancho de banda para conectar dispositivos a Internet y que las mismas impulsan a que sea la mayor cantidad posible de dispositivos.

Ya es notorio que en este mundo se están volviendo cada vez  mayor el número de  procesos con control inteligente. hay ciudades inteligentes, redes inteligentes, dispositivos inteligentes, electrodomésticos inteligentes. La tendencia clara es que cada objeto informe sobre su estado a alguien que supervice y la plataforma y enlace entre el objeto y el usuario es Internet. Esta tendencia, como indicábamos al comienzo se va expandiendo como el agua sobre todos los sectores de vida humana sobre el planeta; esto es, en el hogar, en la industria, en el comercio por lo cuál es un mercado infinito para los desarrolladores.

En el comercio y en la fabricación las etiquetas RFID o de identificación por radiofrecuencia permiten el control de accesos en hospitales, peajes o transporte público. Al utilizarse con otras tecnologías como la geolocalización GPS es de especial interés para el campo de la gestión logística. Las etiquetas RFID son unos dispositivos pequeños, que pueden utilizarse a un producto, animal o persona. Contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID.

A medio camino entre el hogar y la empresa se sitúan los dispositivos que permiten monitorizar en tiempo real el consumo de una instalación eléctrica de una casa, o la temperatura de un edificio y acceder a los datos online de forma pública o privada. Gracias a la popularización sistemas como Arduino y otros que se engloban dentro la filosofía del hardware libre es posible construir dispositivos que automatizen o gestionen procesos y que los datos que recogen se puedan acceder desde Internet.

La infraestructura para comenzara esta nueva etapa está en marcha y la necesidad de aumentar la capacidad de IP ( direcciones en Internet ) ya está camino de ser satisfecha con le evolución de la versión de las mismas de IP v4 a IP v6. Todos los nuevos objetos que se conecten a Internet tendrá su IP, por lo cual este paso era imprenscindible considerando el millonario o billonario números que se generarán en los próximos años.


imágen: experto en Internet

Artículos relacionados:

About the author /


Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¡Compártelo!
El futuro de Internet se presenta con la incorporación de objetos.