El marketing y los colores

Cuando una empresa establece las pautas de su negocio y se dispone a componer su imagen de marca, hay toda una serie de factores que deberá tener en cuenta para resultar lo más efectivo posible, ya desde sus mismos cimientos. A la hora de escoger un diseño particular para el logo que representará su identidad y que será parte esencial de su branding corporativo, la elección del color puede resultar toda una declaración de intenciones si tenemos en cuenta las emociones que se atribuyen a cada uno de ellos. Y es que no es ninguna novedad que las diferentes tonalidades ejercen distintos efectos en nuestras emociones y nuestra perspectiva a la hora de enfrentar un producto o una marca; es por eso que aquí nos disponemos a analizar brevemente cuáles son las principales atribuciones de los colores utilizados por las marcas.

Rojo

La intensidad en un sólo color: significa fuerza, valentía y pasión. Bien utilizado, puede imprimir en una marca mucha fuerza; es por eso que su uso está recomendado para destacar y siempre entraña cierta “agresividad” porque no tiene nada de discreto. No lo veremos asociado a una marca que pretende reflejar tranquilidad y paz, y en sus diferentes tonalidades es perfecto para reflejar sentimientos relativos al erotismo.

Rosa

Un color que siempre ha sido asociado a las niñas y que, con los nuevos tiempos, ha ampliado sus connotaciones. No cambia, eso sí, que se le sigan atribuyendo valores tales como lo femenino, lo infantil o lo romántico en su versión más edulcorada; por esa razón sigue siendo utilizado por muchas marcas centradas en productos para mujeres, como cosméticos, por ejemplo.

Naranja

A medio camino entre el amarillo y el rojo, condensa algunas de las mejores características de ambos. Es un color alegre pero no tan agresivo ni chillón, y es el tono ideal para llamar la atención. Normalmente está asociado a la creatividad, de modo que producirá un buen efecto en aquellas marcas que aporten buenas ideas en forma de servicios o productos. También se identifica con la aventura; es un color estimulante y que también resulta muy recomendable para su uso en el ámbito culinario, ya que abre el apetito.

Amarillo

De pequeños ya pintamos soles amarillos y esa idea queda asociada a nosotros con los valores de alegría, energía y de buenas vibraciones. Precisamente por esa imagen tan jovial y desenfadada que trasluce suele asociarse a marcas juveniles o a productos que entrañan emociones positivas pero alejadas de la solemnidad o de la elegancia. Resulta muy energético así que tampoco es conveniente abusar de él para no incurrir en una sobreexcitación.

Verde

El color de la naturaleza sugiere equilibrio, frescura y espiritualidad. En su versión más suave tiene asociaciones similares a las del azul, aunque los tonos más intensos ganan fuerza y se pueden aplicar a marcas con un mensaje más potente. Muy a menudo se relaciona con marcas que tienen una intención ecológica, lo cual aporta un mensaje muy positivo y de interés medioambiental.

Azul

La tranquilidad asociada al mar y al cielo despejado; es un color relajante por naturaleza y, por consiguiente, imprime ese carácter a la marca a la que va asociado. Por su relación con esos mismos elementos también se asocia a la libertad y a la honestidad. Aun y atribuírsele muy buenos valores, también hay que tener en cuenta que es un color bastante frío y alejado de las emociones más espontáneas, asociándose muy a menudo a la tecnología. Al contrario que el naranja, no suele usarse en productos relacionados con la alimentación, ya que es un supresor del apetito.

Morado

Este color normalmente se asocia a la elegancia y a la solemnidad, aunque también a la inteligencia y a la nobleza. Dadas sus características, no suele ser escogido por marcas que prefieren dar una imagen más “ligera” y desenfadada. Tiene una dimensión más esotérica o mágica, de modo que no es difícil verlo relacionado a marcas relativas a la ciencia ficción o a lo desconocido.

Negro

La elegancia hecha color: este tono debe ser usado sabiendo muy claramente los valores a los cuales está asociado. A nivel corporativo suele emplearse en marcas que quieren proyectar exclusividad y elegancia, así como también misterio y secretismo. Una empresa que quiera dar una imagen desenfadada o alegre jamás escogería este color para dar vida a su identidad. Es un tono muy combinable con los colores.

Gris

Sobrio y elegante, este color más que utilizarse como tono principal suele combinarse con otros más llamativos para establecer contrastes. Por si mismo está relacionado con valores como la sabiduría y la fiabilidad, de modo que no sería raro verlo asociado a empresas bancarias o tecnológicas.

Blanco

Por último, el blanco; ya sabemos que no es un color, o al menos no lo es de una forma convencional, ya que representa la suma de todos los tonos. El blanco está fuertemente asociado a valores como el minimalismo y la pureza; por eso es muy útil utilizado en relación a marcas que quieren dar una imagen de pulcritud, salud o eficacia. En Occidente es la pura imagen de los buenos valores, aunque también es cierto que en los países de Oriente se asocia a un valor tan contrario como es la muerte.

Artículos relacionados:

Tagged with:     ,

About the author /


2 Comments

  1. Andana Quirología

    Me parece muy interesante este mundo de los colores y el marketing. Al hacer la identidad corporativa de mi consulta me di cuenta de su importancia.

  2. Reformas Rober

    No cabe duda de que todas las marcas deben tener un color que los diferencie del resto, incluso las compañías más pequeñas.

Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¡Compártelo!
El marketing y los colores