La impresión 3D puede revolucionar el comercio electrónico

Las empresas de correo internacional que están facturando con el comercio electrónico, se comienzan a preguntar e imaginar un escenario en que los productos no se entreguen físicamente sino que los consumidores a través de archivos bajados de Internet los fabriquen en sus casas, y se empiezan a ver fuera del circuito logístico del proceso de venta.

El crecimiento de la industria de la impresión 3D está provocando esto; que muchos actores del comercio electrónico comiencen a mirar con atención esta nueva tendencia que puede revolucionar el comercio electrónico.

Amazón, una de las tiendas on line más importantes del mundo acaba de abrir una sección especial para estos dispositivos. Resulta llamativo que estos establecimientos nacidos en la era Internet le vean tanto futuro al negocio de las impresoras 3D y la respuesta puede venir por el resultado de serios estudios que analizan todas las implicancias que puede traer este desarrollo.

Es de orden definir de qué estamos hablando cuando decimos impresores 3D. Pues se trata de un dispositivo que es capaz de producir un objeto tridimensional a partir de un diseño digital. Se utiliza algo llamado “fabricación aditiva” que consiste en un proceso en capas que tiene cierta similitud con la forma en que una impresora de chorro de tinta secuencialmente coloca capas de sus colores en una pieza plana de papel. En este caso, sin embargo, las capas son de plástico (las más populares aunque se puede trabajar con otros materiales) que adquieren masa medida que se acumulan.

Este modelo de negoció ya está presente en Internet y sitios que ofrecen diferentes opciones; desde que el cliente diseñe su producto personalizado, que lo suba y que le regrese el producto hecho en la impresora 3D hasta muchos otros que ofrecen el archivo para bajar (previo pago del mismo) y que el cliente lo imprima en su propio hogar si ya posee una impresora 3D.

Ejemplo que grafican  lo que decimos anteriormente son sitios como: Shapeway, Ponoko, Cubify, Sculpteo y ya está en marcha un proyecto de Kicksarter llamado RoBo 3D que tiene como objetivo lograr una impresora 3D para el hogar a un costo de 599 dólares.

Todo esto está generando una masa crítica que, al igual que sucedió en la industria de los móviles, está creciendo y provocará que los precios bajen y las opciones de marcas y modelos suban.

Por eso hay que entrar a considerar que la impresón 3D revolucionará el comercio electrónico, principalmente porque no se venderán productos, sino ideas y archivos descargables que cambian en forma radical la intervención de algunos actores que hoy son parte importante, como los correos internacionales.


 

Artículos relacionados:

Tagged with:     ,

About the author /


¡Compártelo!
La impresión 3D puede revolucionar el comercio electrónico