Marcas y realidad aumentada

No podemos dejar pasar este 2016 sin tratar uno de los booms que sacudieron a la audiencia a finales de verano: nos estamos refiriendo a Pokémon Go, una app que, a pesar de su sencillez y de sus limitaciones en la jugabilidad, triunfó hasta el punto de convertirse en el fenómeno social del momento. Es cierto que todo ese hype se ha desinflado bastante, hasta el punto de perder muchos de los jugadores; sin embargo, durante el tiempo que duró la novedad, no se hablaba de otra cosa.

smartphone-381237_960_720

La realidad aumentada consiste en un tipo de tecnología que superpone imágenes digitales en nuestra propia realidad, añadiendo elementos que aportan más información sobre nuestro entorno. Esta tecnología es compatible con dispositivos tales como smartphones, lo cual, dada su gran inserción (y horas de utilización) existente, resulta perfecto para asegurarse la probabilidad de uso.

Por esa razón, es normal que las marcas y las empresas pensaran automáticamente que, quizás, la realidad aumentada, método en que se sustenta la aplicación de Pokémon Go, podría resultar como plataforma publicitaria de sus productos y servicios. Los códigos QR son una realidad ya instaurada que, sin embargo, no han llegado a tener un gran calado en la audiencia. En cambio, el éxito de la compañía desarrolladora Niantic con su app demostró que, tocando las teclas adecuadas, la realidad aumentada gozaba de mucho potencial.

Ahora la pregunta es… ¿sabrán las empresas desarrollar una realidad aumentada lo suficientemente interesante para atraer al público? Parece que tras explorar diversas herramientas de comunicación y con el interés por compartir vídeos y directos cada vez más en boga, aplicaciones como la realidad aumentada parecen ser el paso natural a realizar. El potencial publicitario está claro y hay empresas que a lo largo de este 2016 han sabido dar con formas para que sus clientes experimentaran con ella.

Dos ejemplos: IKEA y Bruger. Si el catálogo de IKEA ya era popular por resultar un excelente compendio de todo tipo de mobiliario y decoración de la popular cadena sueca, ahora con la posibilidad de examinar el catálogo mediante una app ha dado un nuevo paso en la dirección al futuro. Interactividad y contenidos personalizados son algunos de los elementos que podemos disfrutar en el app del catálogo IKEA 2017. Por su parte, la aplicación Bruguer Visualizer es una excelente manera de saber cómo va a quedar el color de la pintura que has escogido para cualquier estancia, y así poder modificar tu elección antes de efectuar la compra.

Estos dos ejemplos están centrados en compañías del mundo de la decoración y el interiorismo, pero existe mucho potencial para empresas de muchos otros sectores, como por ejemplo compañías de viaje, marcas cosméticas o para el sector cultural en general, que pueden seducir a los consumidores con una muestra mucho más cercana e interactiva de sus productos, servicios y actividades.

Tagged with:    

About the author /


Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Entérate de todo

¡Compártelo!
Marcas y realidad aumentada