Oxitobrands: hormonas y publicidad

oxitocinaLa oxitocina es una hormona relacionada con los patrones sexuales y las conductas paternales que cumple además la función de neurotransmisor cerebral. Una hormona que nuestro organismo produce naturalmente y que regula también la afectividad, la ternura y los estímulos vinculares entre los seres humanos. En estudios científicos de prestigiosas Universidades se ha establecido su relación con el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales basadas en la confianza y la generosidad entre personas.

No nos hemos equivocado, esta mención sobre la oxitocina y su comportamiento en nuestro organismo mucho tiene que ver con nuevas tendencias publicitarias. Se llama “branding emocional” al marketing que permite la formación y consolidación de una marca en las preferencias de un determinado segmento social, a través de la evocación de experiencias personales, la empatía con individuos específicos, la transmisión de valores humanos positivos y que produzcan una auténtica sensación de alegría, placer y bienestar.

Este nuevo tipo de visión se denomina “oxitobrands“, un término creado y registrado por Marcelo Ghio (*), especialista en branding y autor del libro “Oxitobrands: marcas humanas para un mercado emocional” (publicado por Gräal Editora – Argentina – Septiembre 2009) y constituye por sí misma una nueva categoría de marcas. El autor propone este neologismo para “definir una nueva categoría de marcas que (…) proyectan valores humanos y constituyen una herramienta de gestión fundamental a partir de estimular procesos bioquímicos que, de algún modo, ayudan a sostener la relación entre las marcas y sus públicos.”

¿Cómo logran este tipo de marcas insertarse en el inconsciente colectivo de manera afectiva y generar vínculos de reciprocidad emocional? Promoviendo valores que la sociedad respeta, cuidando la calidad de vida de sus clientes, evocando situaciones personales de fuerte carga sensorial, apelando a las emociones humanas.

Oxitobrands una tendencia que crece y que conjuga los descubrimientos fisiológicos de nuestro organismo con nuevos canales de publicidad que permiten que los usuarios se identifiquen emotivamente con una marca, la liguen a sus historias de vida, que la sostengan en el tiempo, que miren al producto con la nostalgia con la que se mira la propia vida. Ciencia y marketing, unidos para innovar.

(*) Marcelo Ghio
Diseñador gráfico, escritor, conferencista y docente. Desde hace más de 20 años, desarrolla la investigación y docencia en diferentes universidades y escuelas, consultoría en branding y gestión estratégica de comunicación para empresas e instituciones. Actualmente es docente titular y coordinador de la Especialización en Imagen Empresaria en la Universidad de Palermo (Buenos Aires – Argentina). Participa como jurado en concursos nacionales e internacionales de diseño. Es conferencista y publica con continuidad en distintos medios gráficos y digitales notas sobre branding, diseño, gestión y cultura social.

Artículos relacionados:

About the author /


Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¡Compártelo!
Oxitobrands: hormonas y publicidad